Después de 40 años, se construiría una nueva vía férrea en Colombia

Foto tomada de Portafolio

La línea
férrea entre Chiriguaná (Cesar) y Dibulla (Guajira), sería la primera vía de
este tipo que se construye en el país, después de 40 años.

Este corredor hace parte de un proyecto de APP de iniciativa privada, planteado
por el Grupo Brisa, con el que se busca aprovechar mejor la capacidad instalada
de Puerto Brisas (en Dibulla), al facilitar el acceso a este terminal marítimo.

En concreto, la
iniciativa contempla la construcción de 328,6 kilómetros de vías férreas que se
extenderían por el piedemonte oriental de la Sierra Nevada de Santa Marta,
desviándose para llegar al mencionado puerto. 

La inversión, de acuerdo con los proponentes, sería de US$450 millones en lo concerniente a
la vía, y de US$230 millones para la adquisición de equipos y material rodante,
para un total de US$680 millones que serían dados por los privados.

“Este esquema hace parte de todo el proyecto integral de Puerto Brisas, que
opera desde hace cuatro años y que tiene capacidad para mover entre 15 y 20
millones de toneladas de carga al año. Sin embargo, con el desarrollo de este
plan, que incluye la construcción de nuevos muelles, queremos llegar a mover 30
millones de toneladas al año”, señaló Mauricio Pimiento, gerente del
proyecto. 

De acuerdo con Pimiento, las vías que conectan a Puerto Brisas con Santa Marta
(Magdalena) y La Paz (Cesar), están deterioradas y, además, son de calzada
sencilla, por lo que desde que se concibió el proyecto del puerto, se planeaba
construir un ferrocarril que facilitara la movilización de carga de forma
eficiente y económica. 

Según la firma
interesada, el proyecto se encuentra en etapa de factibilidad y en las próximas
semanas la ANI entraría a revisar los estudios técnicos de ingeniería, el plan
de operación de trenes y lo concerniente a la señalización y el control de
tráfico. 

“Tenemos
terminado el estudio de demanda de carga para determinar la viabilidad
financiera del proyecto, al igual que la información predial y catastral a lo
largo de la vía. Ya tenemos el modelo financiero y nos encontramos trabajando
en la factibilidad jurídica del mismo”, agregó Pimiento.

Así, se espera que la convocatoria para recibir propuestas de otras compañías
se abra este año, y según cálculos del ejecutivo, la adjudicación del
contrato (al Grupo Brisa u otro concesionario) se podría dar en mayo del 2020.

“Este proyecto corresponde con el plan de transporte intermodal que hay en el
país y con las ideas planteadas en el Plan Nacional de Desarrollo de apostarle
a otras modalidades de transporte, así como de reactivar todo el sistema de
vías férreas. La idea es dar acceso al puerto, que es privado pero abierto al
público, y así poder atender la demanda de carga originaria de Cundinamarca,
Boyacá, los santanderes, Caldas, Cesar y Guajira, zonas que hoy en día no
tienen la posibilidad de ser atendidas con facilidad en los puertos del
Magdalena y el Atlántico”, explicó el directivo.

No obstante,
Pimiento aseguró que dentro de los planes de la firma estaría el de habilitar
el transporte de pasajeros en una segunda etapa, así como la movilización con
fines turísticos. 

“Pero por ahora debemos enfocarnos en la viabilidad económica de mover la carga
que no está siendo debidamente atendida, que fue lo que impulsó la idea,
principalmente en cuanto a minerales y granos”, concluyó. 

MÁS DETALLES
DEL PROYECTO

Este corredor, que se desprendería a la altura de Chiriguaná, sería construido
en la modalidad de ‘trocha angosta’ (de 914 milímetros), para poder conectarse
con la red férrea nacional del interior del país, cuya troncal principal va
desde La Dorada (Caldas) hasta Santa Marta. 

Además, se harían dos estaciones principales, cada una en los municipios de
origen y destino, y dos estaciones de cruzamiento.

En cuanto al trazado, este estaría dividido en cuatro partes.

El primer tramo iría desde Chiriguaná al municipio Agustín Codazzi (Cesar),
pasando por la zona carbónifera de la región, ya que esta sería la mercancía de
mayor exportación que se llevaría al puerto.

El segundo
tramo iría hasta San Juan del Cesar (Guajira) en un recorrido de 85 kilómetros,
y pasaría cerca al municipio de La Paz (Cesar) y Valledupar.

El tercer tramo, que tendría una longitud de 68 kilómetros, pasaría por los
municipios de Fonseca, Barrancas y Hato Nuevo (Guajira) hasta llegar al
corregimiento de Cuestecitas. 

Además, en ese recorrido se cruzaría por los territorios de los resguardos
indígenas de Trufiogacho y Lamaseta, El Zahino Guayabito Muriaytuy y Lomamato,
principalmente, 
Luego, en el cuarto tramo, que comprende 87 kilómetros, en cercanías a
Cuestecitas, la vía toma rumbo hacia inmediaciones del corregimiento de Mingueo
del municipio de Dibulla, donde finaliza la ruta. El trazado en este tramo
también pasa por Riohacha.

La velocidad máxima de los locomotoras sería de 90 kilómetros por hora.

LA VISIÓN
OFICIAL

Teniendo en cuenta que el país cuenta con 3.500 kilómetros de vías férreas,
pero solo se están utilizando alrededor de 245 kilómetros de manera activa, el
Plan Nacional de Desarrollo contempló un plan de reactivación que incluye mayor
inversión para el mantenimiento y recuperación de esos corredores este
año. 

De acuerdo con
esta entidad, la meta para el cuatrenio es cuadruplicar los kilómetros de vías
férreas de uso comercial.

“Hoy en día se invierten unos $70.000 millones anuales para estas vías, lo que
corresponde, en el promedio de los últimos 15 años, al 1,8% de los recursos de
todo el sector transporte. Lo que se plantea es que ese porcentaje aumente, de
manera gradual, a un 5% anual al finalizar este Gobierno, con lo que se podría
hacer Fuente: Portafolio.

Comments are closed.

FEDETRANSCOL

Somos el gremio de Transporte de Carga por Carretera, por excelencia en el Sur